Congreso Pentecostés 2022

Congreso de Pentecostés

2022

Origen

El Congreso Internacional de Pentecostés, que tuvo lugar en Schoenstatt, Vallendar, del 8 al 12 de junio, resumió sus reflexiones en una carta: “Inspirados por la fiesta de Pentecostés, nos “reunimos con María” (Hechos 1,14) para implorar al Espíritu Santo en esta hora desafiante de la historia. Después de las acusaciones contra el P. Kentenich, y después de haber pospuesto este Congreso dos veces a causa de la pandemia, nos reunimos, llenos de gratitud por la vida que Dios sigue despertando en nosotros”. El documento, que estuvo disponible y se leyó en inglés en la misa de clausura del encuentro y que fue firmado por los 145 representantes de 30 países en la Capilla del Fundador, lugar de la muerte del Padre José Kentenich, está ahora disponible en las traducciones oficiales.

" Mediante un aprendizaje, abierto y sinodal".

“A pesar de la gran diversidad de países y culturas, el Congreso se convirtió en una clara experiencia de estar en camino juntos”, escribe el P. Ludwig Güthlein, director del Movimiento de Schoenstatt de Alemania, en la edición de julio de la Carta de Alianza. A partir de esta experiencia, el Congreso pudo formular, en la carta de la Familia internacional de Schoenstatt, “mediante un aprendizaje, abierto y sinodal” las cuestiones que conmueven a Schoenstatt, al mundo y a la Iglesia.

"Iglesia en la nuevas playas del tiempo"

Con respecto a Schoenstatt, continúa el Padre Güthlein, surgió una imagen durante el Congreso que expresa el espíritu interior del mismo. El Padre Kentenich hablaba a menudo de la “Iglesia en la nuevas playas del tiempo” y de los procesos de cambio en los que se encontraban el mundo y la Iglesia. Hasta ahora, esta imagen se había interpretado como una mirada hacia el futuro, a través del agua, hacia la nueva orilla. “En el Congreso surgió la idea de que todo lo que mueve a la gente hoy ya pertenece a la nueva orilla del tiempo”, dijo el Padre Güthlein. “Nuestro barco no sólo está en el agua y atravesando muchas tormentas, sino que hemos llegado a la nueva orilla”. Para el Movimiento de Schoenstatt, dijo, se trata ahora de entrar en la nueva tierra. “La Alianza de Amor como raíz de nuestra espiritualidad debe probarse a sí misma y demostrar su fecundidad en la nueva tierra, en los desafíos actuales”, dijo el Padre de Schoenstatt.